El nuevo amor romántico

vincl10

El Amor Pasión es el amor de tango, de telenovela, pasional, desgarrado, incontenible, loco. Está relacionado con el sufrimiento y con la intensidad del placer/dolor. Es como “ahora el cielo, ahora el infierno”. Esto es cultural, lo hemos aprendido y es como la “cara B” del Amor Romántico.

El Amor Romántico tiene que ver con el Amor Idealizado de la fase del Enamoramiento. En el Enamoramiento tod@s estamos en Amor Romántico aunque sea un poquito. Cuando esta fase va pasando la retenemos con el Amor Pasión y así seguimos en la fantasía romántica.

El Amor Romántico sale en las películas, hay toda una artillería pesada de películas para mujeres, las llamadas “comedias románticas” que promocionan esta visión de las relaciones. Luego tenemos las películas de princesas Disney y los cuentos de hadas para que desde niñ@s introyectemos este modelo que es el referente en nuestra cultura.

 Pero el Amor también puede ser algo suave. Donde hay dolor y placer pero hay un estar suave, de solución. Pero claro, para esto tenemos que erotizar la Suavidad y el Bienestar en nuestras vidas. Y ya hemos dicho que lo que culturalmente está erotizado es el amor-pasión, bronca-follar-bronca-follar y cada día la bronca que sea mayor que si no ya no me pone.

En las Sociedades Patriarcales, la estructura emocional es jerárquica. Es de dominación y sumisión. Se ensalza el dolor y se le teme al placer y, sobretodo, creo que la característica más importante es que se jerarquizan las diferencias. No valemos lo mismo.

La erótica de nuestra cultura responde a esta estructura emocional de dominación y sumisión, jerarquizada, que forma parte del inconsciente colectivo y que se aprende en la primera infancia mediante el lenguaje del cuerpo y las emociones. Entonces, a no ser que yo me trabaje a nivel emocional y vaya tomando conciencia, mis tripas y mi inconsciente van a hacer lo que la cultura que las gestó les dice que hagan. Por eso muchas veces se dan disintonías entre lo que Siento, lo que Pienso y lo que Hago.

Esta estructura erótica es transversal al modelo ideológico que yo adopte:

A veces nos creemos que nuestro modelo de relación es tan “progre”, tan guai y moderno en su enunciado teórico y en sus teóricas prácticas, que el Amor Romántico o las Relaciones de Poder no tienen cabida en él.

Entonces, muchas veces, se produce esta disintonía entre lo que siento, lo que pienso y lo que hago. Obviamos nuestros sentimientos o nos sentimos culpables por sentirnos de determinada manera, disimulamos, lo reprimimos y explotamos en otro sitio: el trabajo, haciendo un síntoma físico, peleándonos con la persona pero por otra cosa, etc.

Porque cuando yo actúo desde la ideología, lo que importa es que el grupo me reconozca y me acepte. Entonces me digo “Uy, eso que siento es muy feo, no estaré preparada todavía, está feo sentir esto, será culpa mía, ya me acoplaré…. (con lo cual niego partes mías, niego las diferencias en mí). Porque claro, lo bueno es tal o cual opción, las otras no, porque en las otras hay poder. En la “nuestra” no lo hay o si lo hubiese “nosotr@s” nos lo trabajamos y l@sotr@s no se lo trabajan porque están cieg@s, no como nosotr@s que estamos en la mejor opción” (con lo cual niego a las opciones escogidas por otras personas, niego su capacidad de elegir, su ser adultas, niego a las otras en sus diferencias).

Entonces creemos que lo nuestro es lo bueno y lo diferente lo malo. En este caso ser heterosexual, monógam@, ser pareja. Para otra gente ser ate@, para otra ser religios@, para otra ser promiscu@, para otra ser homosexual, transexual o bisexual, para otra ser soltera a los cuarenta.

Y no nos damos cuenta de que cuando hacemos esto estamos repoduciendo el Sistema Patriarcal. Aunque lo hagamos a la inversa, estamos atad@s por el mismo referente, el modelo es el mismo. Cuando desde una Subcultura, juzgamos como inferior lo diferente estamos perpetuando el modelo de Dominación/Sumisión más que creando algo nuevo.

Es necesario abrir nuestros cuerpos y nuestras cabezas a la experimentación de lo nuevo para que todo avance y crezca. Pero lo que tenemos que entender si queremos cambiar las relaciones y crear nuevos referentes afectivos es que tanto vale una pareja heterosexual monógama, como una pareja lésbica, como un grupo de poliamor. Todas son opciones igual de válidas, igual de respetables y en todas ellas se puede estar dando una relación de poder basada en el Amor de Tango o una relación equitativa y respetuosa de Amor con Realidad. Eso no lo sabemos a menos que conozcamos el caso en concreto. Desde una generalización enjuiciante no es posible establecer relaciones de paz. Cuando juzgamos a priori las relaciones de otras personas porque responden a otro modelo que no es el nuestro, estamos jerarquizando, poniéndonos por encima y desplegando prejuicios. Entonces, desde ahí, es imposible el encuentro ya que la persona no está siendo respetada y se pondrá a la defensiva. Y así es como entramos en bucles recíprocos de Mal Trato en nuestras vidas.

Querernos bien es crear otra manera, desde la solidaridad y no desde la competencia, es construir otra sociedad, otras relaciones desde la libertad y no desde la carencia, otra manera de vivir, de transformarnos y de transformar el mundo.

                                                                                                                                                                                   E. Masó

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s