Notas sobre morir

cropped-p1030278.jpg

Estamos mal educados/as respecto a la Muerte. La escondemos, nos avergonzamos de ella. La Muerte, en nuestra cultura, está más próxima a una muerte virtual, falsa, que a una muerte real. Esto no ocurre así en otras culturas en las que no se vive de espaldas a la Muerte. Tendrán otros problemas, pero éste no.
La muerte higiénica es un fenómeno Occidental y urbano. Es una muerte que no se integra. Por ejemplo, no se le hace un duelo (otro tipo de negación), sería una muerte en tercera persona. A veces se piensa que la lejanía de un hecho, la muerte, lo hace menos importante. De este modo renunciamos muchas veces a tener una muerte digna y al acompañamiento de nuestros seres queridos en su tránsito hacia la muerte.

Morimos como vivimos: no tendremos una buena muerte si o tenemos una buena vida, estando presentes el 100% en la vida.
Cuando conectamos con que vamos a morir, todos/as, una vez en la vida, como animales humanos/as que somos; entonces empezamos a estar en la vida. El tiempo empieza a pasar diferente, la vida se vive diferente. Cada día que pasa es una vida.
A veces vivimos como si estuviéramos muertos/as y morimos llenos/as de vida.
Hay experiencias en la vida que nos dejan muertos/as y hay estados en el tránsito hacia la muerte que nos llenan de agradecimiento hacia la vida.

La vida nos brinda muchas posibilidades: morimos y revivimos constantemente, a través del amor, de los hijos, de las parejas, de la familia, los/as amigos/as, la naturaleza,… Ser conscientes de nuestra propia muerte nos da fuerza, nos brinda una oportunidad extraordinaria de cómo hemos vivido y de cómo queremos vivir. Nos da la posibilidad de darnos cuenta ya que nos vemos con perspectiva. Esto es lo interesante de hacer recapitulación. Puedo recordar la vida que he tenido, si tengo algo por resolver, alguna cosa que quería hacer y no he hecho, si hay cuentas pendientes con otras personas, si lo tengo todo en orden. Tenemos la oportunidad de transformar lo que está a nuestra mano.

Cuando trabajamos con la muerte, en realidad estamos trabajando por una vida mejor.

Porque cuando en mi vida hay escisión entre lo que deseo para mí, que se expresa en un pensamiento circular sobre lo que querría ser, y la vida que tengo, lo que realmente hago, esto provoca un estado de neurosis en la persona. En ese sentido, educar para la muerte y la autenticidad es alejarnos de la mentira.

Pensamos que no podemos vivir desde la autonomía la vida que queremos hacer por miedo a defraudar a los/as demás, traicionar vínculos, por ésto, por lo otro, por defraudar a nuestros ancestros, la sociedad, la religión, la familia, la pareja, los proyectos, … nos recuerdan constantemente los compromisos. ¿Y mi vida donde está? Hacerse ésta pregunta da miedo, y aún así tengo que morirme. Y cuando muera los/as demás llorarán pero seguirán haciendo su vida porque ellos/as sí se quedarán.

Ahora estamos vivos/as y vivimos con otros/as que también lo estan,    así que …   

                                                      ¡a aclarar las cuentas pendientes para acompañarnos y disfrutarnos ricamente!

                                                                                                                                                                                                                 E.Masó

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s